Para muchas personas el cuerpo humano es simplemente un objeto. Algunas personas solo lo ven desde el punto de vista de la supervivencia o como maquina biológica y para otras sólo para mostrarse ante otros. Pero en realidad no son conscientes ni siquiera de su propio cuerpo. Si fuéramos conscientes de nuestro cuerpo no estaríamos con sobrepeso, ni tendíamos enfermedades, ni problemas de postura, ni de columna, ni estaríamos todo el tiempo cansados, ni inactivos.

Entonces ¿qué es el cuerpo desde mi punto de vista? Dándome cuenta de mi existencia el cuerpo para mi es donde la esencia mi ser habita. Viéndolo así mi cuerpo sería mi hogar. Si yo soy consciente de mi cuerpo, para empezar me alimentaria coherentemente, sentiría qué alimentos nutritivos son acordes a mi constitución corporal y a mi actividad física. Observaría qué parte de mi cuerpo está limitada, por ejemplo si tengo debilidad cardiovascular ( Cansarse rápido ), o un problema postural, o sobrepeso, o debilidad muscular ( Sin fuerza ),o tensión muscular ( falta de flexibilidad ), o problemas digestivos, o insomnio y si es específico para un deporte en particular deberían tomarse en cuenta aspectos más concretos.

Entendería qué señales me está dando mi cuerpo, como por ejemplo qué enfermedades tengo. Las enfermedades están relacionadas con las emociones en un 70%. Comprendería que me conviene valorar mi cuerpo ya que es donde mi ser se manifiesta para vivir esta experiencia en este plano de existencia. Es mi hogar, mi templo, mi vehículo y mi herramienta para explorar mis nuevos logros y hazañas como un visionario.

Muchas culturas antiguas de conocimiento y sabiduría como los Celtas o Druidas ( Europa ), Yoguis de la India, Hopi ( North America ), Toltecas y Mayas ( México ), Mapuches (Chile ) y los Inkas en los Andes y muchas otras culturas han estado enseñándonos que el elemento tierra es parte de nuestro cuerpo, indicando que la madre tierra es un ser viviente y parte de la inteligencia y consciencia universal.

Con el paso del tiempo todo este conocimiento se ha ido perdiendo, a tal punto que ya inclusive mucha gente está dividida o separada de este ser viviente que es Gaia ( La tierra). Y esta desconexión se ha producido también con el cuerpo la mente. Por suerte todavía hay personas que están viajando por el mundo expandiendo su mensaje y sabiduría ancestral.

Hoy en día ¿cómo esta nuestra madre tierra? ¿Es un reflejo del inconsciente colectivo? y ¿cómo está el inconsciente colectivo? Más concreto ¿como está el cuerpo de la mayoría de la gente? Enfermo, obeso, lesionado, tenso, estresado. Las leyes del Kibalion nos han enseñado “como es arriba es abajo, Como es adentro es afuera”. La gente que no es consciente de valorar su cuerpo muchos menos se interesa por la tierra donde vive.

Es aquí donde quería llegar. Empecemos por ser conscientes de nuestra existencia y nuestro cuerpo. Así al mismo tiempo entenderemos más la tierra donde vivimos.

Por ejemplo, ¿qué hacemos en nuestros hogares o casas? Las limpiamos, les ponemos flores, sembramos plantas y árboles, las decoramos, cambiamos cosas, les ponemos jardín, las pintamos, cuidamos que no entren personas que no queremos; inclusive nos sacamos los zapatos antes de entrar. Las protegemos de insectos y animales roedores etc., les ponemos música. Incluso algunas personas hablan con sus plantas de jardín. Entonces si hacemos lo mismo con nuestro cuerpo, también haremos lo mismo con nuestro entorno o comunidad donde vivimos y por supuesto la madre tierra y dejaremos de ser un virus.

Mi propuesta con este artículo es dar un mensaje para ser conscientes de nuestro cuerpo y la importancia que tiene reconocerse como ser humano y la relación con la madre tierra. Aquí te comparto algunos consejos, sacados de las prácticas que hago en lo personal y con mis clientes. Así han logrado no solo estar saludables y fuertes, sino que también ha expandido su consciencia. Una de las formas que he descubierto para conectarte con la tierra, sanar tus emociones y liberarte de toda limitación que te bloquea para llegar a tus metas, es con el movimiento físico o ejercicios físicos. Ritualizando el movimiento a través del cuerpo lograras no solo bajar de peso, sino quemar grasa corporal, ganar músculos, tener un cuerpo definido, y también una sanación interna. Estos son algunos ejercicios que puedes empezar a aplicar y ver cambios en tu vida.
– Caminar descalzo sobre la tierra al menos una vez por semana
– Tener contacto con la tierra con las manos. Puede ser arreglar el jardín o simplemente agarrar la tierra – Salir al campo y respirar
– Salir a correr al aire libre. Es mucho mejor en un bosque, playa, o parque. Máximo 30 minutos una vez por semana. Lo puedes combinar con otros entrenamientos que puedes encontrar en mi canal de youtube: https://www.youtube.com/channel/UCiucTsU7iVlNVa4GHUKv5lA
– Tener contacto con los árboles usando tus manos o simplemente sube y escala un árbol
– Entrenar en el aire libre. Mira mi canal de youtube para ver qué entrenamientos que puedes aplicar https://youtu.be/lTuIdzsA5qA.
– Y por último salir a sembrar cualquier semilla. Es mucho mejor si es orgánica. Lo puedes hacer en el patio de tu casa, o puede ser en cualquier espacio disponible. Cuanto más siembres, mejor.

Estas son algunas de las prácticas que he estado aplicando y me han ayudado inclusive a sanarme y manifestar cosas. En mi curso Oxígen https://leodiezcoaching.com/curso-online-oxygen/ tenemos un entrenamiento de 13 rutinas para purificar el cuerpo, sanar emociones tóxicas, bajar de peso y liberar tus limitaciones, para que logres tus metas y al mismo tiempo interactuar y alinearte con la naturaleza. Muchas gracias

Leo Diez